Passionate People

Estilos de vida, recursos y soluciones para


personas con movilidad reducida.

Actividades divertidas para hacer con tus hijos estando en silla de ruedas

Padre haciendo actividades divertidas con sus hijos

Tu papel en la crianza de tus hijos, o tu manera de criarlos es diferente si tienes una lesión medular. Realizar actividades divertidas con ellos parece misión imposible. Primero tienes que adaptar tu espacio, de manera que este te permita manejarte con facilidad en el cuidado de los niños. En el blog “Passionate People” encontrarás un artículo sobre cómo hacer más fácil la crianza de los hijos cuando vas en silla de ruedas. Pero una vez que has resuelto las dificultades del día a día, ¿Por qué no divertirse?

Sólo porque tu estilo de cuidar a los pequeños haya cambiado, esto no significa que no puedas divertirte con tus hijos. A lo mejor temes que estar a cargo de ellos sea demasiado complicado, y que no puedas pasártelo bien. Para ayudarte con esta adversidad, aquí te dejamos una lista de actividades divertidas que puedes llevar a cabo con tus hijos, incluso estando en silla de ruedas:

  1. Cocinar y hornear

Algunos padres no se atreven a dejar que sus hijos ayuden en la cocina. Tal vez tienen miedo del lío que los niños pueden armar. O tal vez temen por su seguridad.

Estas preocupaciones no deben impedirte disfrutar de actividades en la cocina con tus hijos. Podrás encontrar recetas para hacer con niños en internet o en libros especializados. Si nunca has sido muy buen cocinero, puedes encontrar muchísimos tutoriales en internet que te ayudarán a mejorar tus habilidades. Incluso puede encontrar videos que enseñarán a los niños las técnicas culinarias adecuadas y seguridad en la cocina.

  1. Juegos de mesa, juegos de cartas o hacer puzzles, actividades divertidas al alcance de todos

Existe una gran variedad de juegos de mesa y juegos de cartas, además cada año salen nuevos juegos. A diferencia de los videojuegos, los juegos de mesa son ideales para fomentar la conversación y la interacción mientras se crea una competencia saludable. Además, existen una gran cantidad de juegos educativos. A menudo estos juegos sirven para practicar con las matemáticas y la lectura.

Existen juegos para casi cada edad o nivel cognoscitivo. Incluso los niños más pequeños pueden comenzar a realizar actividades divertidas con juegos que involucran imágenes o colores. No sólo te vas a divertir con tus hijos, sino que también tendrá la satisfacción de saber que está ayudando a enseñar también.

  1. Participa en las actividades deportivas de tu hijo

Los padres, a menudo se involucran en los equipos deportivos de sus hijos. A lo mejor no puedes ser entrenador, pero seguro que puedes ser un gran animador a pie de campo. Si te fijas, los entrenadores están tan ocupados en la estrategia, que no tienen tiempo de animar a los jugadores. ¡Prepara tu voz y empieza a animarles!

Incluso, si tu hijo no es deportista, también puedes ayudar en un equipo local y llevar a tus hijos contigo. Será una excursión que podéis disfrutar en familia. Será genial ir todos juntos y disfrutar del evento y socializar con otros niños y padres.

  1. Juega a los videojuegos con tus hijos

Hay varias marcas de consolas de videojuegos diferentes y cientos de juegos para elegir. Estando en silla de ruedas puedes jugar a la mayoría de juegos. Compite con tus hijos y comparte momentos de juego con ellos.

Los videojuegos a menudo tienen mala reputación. Hay gente que piensa que son una pérdida de tiempo. Pero si eliges bien los videojuegos, te darás cuenta que hay muchos que son educativos o ayudan a desarrollar habilidades en los pequeños.

Siempre y cuando escojas videojuegos de contenido apropiado, y tus hijos no descuiden otras actividades, jugar con consolas puede ser una de las actividades divertidas que hagas con ellos.

  1. Una noche de cine

La mayoría de niños no dejará pasar la oportunidad de ver la televisión y comer palomitas. A tus hijos seguramente les encantará la idea de estar viendo películas juntos comiendo chuches, tirados en el sofá.

Si deseas agregar algo de diversión, puedes elegir un tema para esa noche y escoger una película o dos que vayan con ese tema. También puedes preparar unos aperitivos especiales y decorar la sala en concordancia con el tema elegido. Por ejemplo, si el tema son los animales, elige películas de animales, compra aperitivos con figuras de animales, prepara perritos calientes para cenar y pon peluches de animales en la sala de estar. ¡A tus hijos les encantará!