Passionate People

Estilos de vida, recursos y soluciones para


personas con movilidad reducida.

Las ayudas técnicas dan independencia en el baño.

Ayudas Técnicas

Elegir las ayudas técnicas adecuadas para el baño es importante para darle la mayor seguridad y control posible al paciente. El baño es un lugar donde generalmente deseamos tener privacidad, pero muchas personas con una lesión en la médula espinal u otras discapacidades necesitan ayuda de un cuidador para bañarse o usar el inodoro.

Aun así, aquí hay algunas cosas que se puede hacer para asegurarse de no tener que recibir más ayuda de la necesaria. A veces no son las habilidades las que son un obstáculo; es la accesibilidad de tu baño.

Para alguien con una lesión en la médula espinal, tener las ayudas de movilidad adecuadas puede darles independencia y preservar la privacidad. Aquí hay algunas de las ayudas para el baño más comunes, y una descripción de cómo y por qué deberían usarse.

 

Barras de apoyo y asideros

Las barras de apoyo y los asideros son fáciles de instalar en cualquier baño. Hay una variedad de diferentes tipos. Algunos son permanentes y se atornillan en la pared. Otros están basados ​​en succión (con ventosas). Los asideros a base de succión son igual de resistentes, pero no requieren que altere la estructura del hogar. Los asideros generalmente se instalan cerca de duchas e inodoros. Se pueden usar para ayudar a transferir al paciente de forma independiente desde una silla de ruedas o simplemente para brindar un poco de apoyo adicional.

 

Asientos de inodoros y bidés

Los elevadores de asientos del inodoro ayudan a las personas que tienen problemas para sentarse en un asiento de inodoro regular. El elevador de asientos eleva la altura, lo que facilita la transferencia desde una silla de ruedas. Los asientos también pueden ser acolchados, lo que puede mejorar la comodidad y reducir las posibilidades de daños en la piel.

Los bidés permiten limpiarse de forma independiente al proporcionar un rocío de agua tibia sin necesidad de entrar en la ducha. Las personas que tienen dificultades para usar sus manos o tienen problemas de equilibrio apreciarán especialmente la conveniencia de un bidé.

 

Ayudas para la ducha

Hay muchas opciones para mejorar la movilidad en la ducha. Los platos de duchas son más fáciles de acceder que las bañeras. Si se puede instalar una ducha a ras de suelo, esa es la mejor opción para crear independencia en el baño.

Dentro de la ducha se puede usar equipos como asientos y sillas de ducha, estanterías ajustables y cabezales de ducha ajustables para brindarle estabilidad y acceso a todo lo que necesita.

Los asientos de ducha vienen en una variedad de estilos. Algunos se doblan desde el lado de la ducha; otros son sillas o taburetes independientes. Otros están unidos como un asiento plegable al otro lado de la pared.

Estantes ajustables y cabezales de ducha ajustables ponen todo lo necesario para bañarse al alcance. Los cabezales de ducha ajustables también pueden quitarse de la pared y usarse para lavar áreas difíciles de alcanzar.

 

Elevadores de Bañeras

Algunas personas no pueden entrar y salir de la bañera sin ayuda, pero tampoco tienen acceso a un plato de ducha. Otros pueden necesitar sumergirse en una bañera por razones terapéuticas. Para estas personas, los elevadores de bañera son la mejor solución.

Estos elevadores se pueden instalar sobre casi cualquier bañera estándar. No requieren construcción o instalación complicada. Si se tiene un cuidador, los elevadores de baño también pueden ayudar a prevenir lesiones para ellos al reducir la cantidad de levantamiento manual que necesitan hacer.

 

¿Qué ayudas técnicas se necesita?

Estas ayudas técnicas son solo algunos de los elementos que se pueden agregar a un baño para mejorar la independencia. Cada ayuda viene en una variedad de estilos y modelos. También hay otros pequeños ajustes que se pueden realizar en el espacio para optimizar la facilidad de uso. Habrá que preguntar al médico o terapeuta qué dispositivos  pueden ser adecuados para cada paciente, según sus capacidades físicas y el diseño del baño.

 

Autora: Annie Beth Donahue.