Passionate People

Estilos de vida, recursos y soluciones para


personas con movilidad reducida.

Cita a ciegas cuando tienes una discapacidad

Enamorados en una cita en el campo

El sexo y las relaciones sentimentales son complicados en sí mismos, una discapacidad puede convertirlo en algo aún más complicado. Encontrar a la persona adecuada se convierte en un juego difícil. Si bien esto puede ser cierto en algunos casos, hay algunas maneras en que creo que podemos inyectar algo de diversión (es necesaria mucha experiencia) para tener una cita adecuada cuando tienes una discapacidad.

Cuándo revelar que tienes una discapacidad

La pregunta que surge a menudo es, ¿Debo revelar inmediatamente mi discapacidad? Podría revelarla sutilmente con una foto de perfil, o con un “mensaje de advertencia” antes de llegar a coquetear. También puede ser que no se mencione (o no se vea) hasta la primera cita. De cualquier manera, lo que quiero transmitir es que al final, es tu decisión.

Mi opinión personal es que, como la mayoría de las cosas, hay que encontrar un “punto intermedio”. Yo no elegiría dejarlo hasta el día D y llegar a un restaurante o al cine y dar la “sorpresa”, pero tampoco creo que sea lo mejor decirlo desde el principio, ya que lo puede convertir en un impedimento para conocernos mejor. Siempre pienso en que si encuentro un chico con un perfil interesante en una web de citas y que realmente me llama la atención, espero que sea divertido, inteligente… No me gustaría que, antes de que empecemos a tontear, me diga: tengo una discapacidad y eso puede hacerte perder el interés, ¿verdad?

¿La discapacidad como filtro?

Otra cosa que a menudo me encuentro discutiendo con los que me escriben es si tener una discapacidad me da un extraño sexto sentido, o un bloqueo para cualquier persona que básicamente no sea buena persona. Mi discapacidad me ha causado un poco de angustia, pero también me ha dado un poder que no cambiaría fácilmente; soy capaz de repeler a los chicos con “malas intenciones”, falsos o aquellos con un burdo sentido del humor que de la manera más tonta intentan comprobar si realmente puedo tener sexo antes de llevar la relación más allá. Así que, a pesar de lo embarazoso que resulta que mi silla se atasque en la arena cuando intento ser sexy en la playa, debo alegrarme del hecho de que en realidad, mi silla de ruedas repele a cualquiera que no sea adecuado para mí.

Qué ocurre cuando llega la cita

Has usado el filtro para encontrar un chico o una chica que sea majo/maja con potencial de convertirse en algo más, habéis hablado sobre tu discapacidad y finalmente habéis quedado, estáis tomando algo, habláis del tiempo y de tu color favorito… qué deberías decirle? Estoy segura de que las personas que vamos en silla de ruedas o tenemos una discapacidad tenemos historias de sobras para mostrar la experiencia que tenemos, qué divertidos, inteligentes y atractivos somos. A todo el mundo le gusta la gente que no se toma la vida demasiado en serio y puede ver las cosas buenas incluso en los momentos más duros. Si alguien puede hacerlo, ¡ese eres tú!