Passionate People

Estilos de vida, recursos y soluciones para


personas con movilidad reducida.

Elegir una silla pediátrica: Qué tener en cuenta

Elegir una silla pediátrica

Cuando se trata de comprar algo para niños o adolescentes, todos sabemos que su percepción de la necesidad puede ser muy diferente a la nuestra. Esto no es diferente cuando se trata de elegir una silla pediátrica para un niño. Es probable que haya un mayor énfasis en la estética, más que en las necesidades que debe cubrir la silla.

Hay ciertas variables a tener en cuenta al comprar una silla de ruedas para un niño, lo cual lo convierte en una decisión bastante compleja.

Qué hay que considerar en cuanto al niño al elegir una silla pediátrica

Salud

¿Hay requisitos específicos que tengan un impacto en la salud del niño que deba considerar?

¿Tengo que pensar en el ángulo de reclinación, la viabilidad del tejido o existe la necesidad de transportar una bombona de oxígeno portátil?

¿Cuánto apoyo físico necesita el niño?

¿Tengo que tener en cuenta la necesidad de apoyo postural adicional usando arnés? ¿puede el niño usar una silla autopropulsable o si necesita silla electrónica, puede usar él mismo el mando?

¿Cómo es de activo el niño y en qué se ocupa?

¿El niño es pasivo durante la actividad o participa activamente en actividades funcionales o de ocio?

¿Qué considera el niño que es importante?

Dentro de las áreas de Participación Ocupacional, ¿qué actividades cree que el niño que son las más importantes para él y, por lo tanto, ¿cómo puede ayudar la silla de ruedas?

Qué debo tener en cuenta sobre el entorno al elegir una silla pediátrica

¿Dónde se va a utilizar la silla de ruedas del niño?

Hay que tener en cuenta si se van a necesitar accesorios tales como cubiertas de lluvia, considera qué neumáticos necesitará, qué espacio hay para promover la independencia y el manejo y movimientos seguros para el niño.

¿Cómo se va a transportar la silla de ruedas?

Si se tendrá que llevar en un automóvil, se debe considerar el tamaño de plegado de la silla de ruedas, la facilidad de acceso y si se puede desmontar y volver a montar de forma rápida una sola persona.

Consejos generales para elegir una silla pediátrica

  1. Si tienes que maniobrar la silla por la casa, deberás considerar elegir una silla pediátrica ligera
  2. Si el niño necesita ayuda para moverse, elige una silla con el mando desmontable de modo que puedas estar lo más cerca posible para evitar una mala postura durante la manipulación.
  3. Analiza qué tipo de silla de ruedas para niños es la más adecuada para la escuela o cualquier otra actividad en la que participe el niño.
  4. Desea comprar una silla de ruedas para niños de la talla del niño y comprar una nueva cuando el niño cambie de talla, o prefiere comprar una silla que se adapte al crecimiento del niño? Algunas sillas de ruedas ofrecen la posibilidad de adaptarse al crecimiento del niño, incluso llegando a ser más potente si es electrónica, ya que el niño pesa más y es capaz de conducir la silla con más precisión.
  5. Si quieres que el niño se sienta cómodo, escoge los cojines apropiados cuidadosamente. Que no sea demasiado fino ofreciendo apoyo insuficiente, que no sea demasiado grueso y se vuelva incómodo después de períodos largos. Asegúrate de que la silla de ruedas ha sido medida correctamente y que tiene reposapiés para que la postura sentado sea la correcta y que el niño pueda ajustar fácilmente la posición de forma independiente.
  6. Para el niño la estética es importante; es la clave para que al niño le guste la silla de ruedas. Por fin hay más opciones que el gris o el negro.
  7. Es vital que los padres / cuidadores consideren cómo se transportará la silla de ruedas. Hay que tener en cuenta si necesita que se pliegue o que se desmonte (ya sea manual o eléctrica).

Estar en silla de ruedas hoy en día ya no significa carecer de oportunidades o de capacidad para participar en lo que el usuario considere importante o simplemente le apetezca participar.

Si tiene en cuenta todos los consejos anteriores y elige la silla de ruedas correcta para el niño, se asegurará de que el niño es capaz de participar activamente en las actividades que desarrolle a diario, manteniendo sus necesidades básicas funcionales cubiertas.