Passionate People

Estilos de vida, recursos y soluciones para


personas con movilidad reducida.

Gimnasio adaptado: Hacer ejercicio en silla de ruedas.

Gimnasio adaptado

El equipo en su gimnasio local no estará tan orientado a usuarios de sillas de ruedas como el gimnasio adaptado  que usan en  rehabilitación o  fisioterapia.

Sin embargo, con el asesoramiento de su médico y las indicaciones del personal del gimnasio, debería poder  acceder a la mayoría de los equipos aunque no se trate de un gimnasio adaptado específico. Los entrenamientos se pueden modificar para adaptarse a sus necesidades personales. y muchos equipos se pueden usar sentado. Además la mayoría de ellos son ajustables de alguna manera.

 

Recomendaciones de ejercicio estándar

Se recomienda a cualquier persona con buena salud general, entre las edades de 19-64, que participe en aproximadamente 150 minutos o más de actividad aeróbica cada semana. No importa si es o no un usuario de silla de ruedas, siempre que alguna otra condición de salud no le impida realizar actividades.

Si tiene la capacidad de hacer ejercicio todos los días, un buen objetivo para establecer sería de 30 minutos de ejercicio por día. También se recomienda que pasen dos o más días a la semana realizando ejercicios de fortalecimiento. Debe usar pesos que sean lo suficientemente pesados ​​como para cansarlo después de un conjunto de 12 a 15 repeticiones.

Ejercicios para usuarios de sillas de ruedas

Los usuarios de sillas de ruedas manuales interactúan con sus músculos del pecho y los hombros para propulsar su silla. Esto puede causar desequilibrio y rigidez muscular y hacer que seas más propenso a las lesiones. Para contrarrestar este desequilibrio, es importante trabajar los músculos de la espalda. Los ejercicios que reproducen un movimiento de tracción, como un pull-up, pueden ayudar.

También es importante fortalecer los músculos más pequeños alrededor del hombro y el pecho. Pueden debilitarse por inactividad. Las bandas de resistencia son útiles para proporcionar este tipo de ejercicio, y la forma en que se pueden colocar y usar es altamente ajustable.

En cualquier gimnasio, sin necesidad de ser adaptado, podemos encontrar todo el material para realizar los ejercecios mencionados.

Ejercicio en silla de ruedas

Ejercicio en silla de ruedas

Elegir un gimnasio adaptado

Reunirse con la gerencia del gimnasio es una buena idea antes de decidirse a unirse a un gimnasio. Debería consultar varios gimnasios diferentes en su área para determinar cuál será el gimnasio más adaptado, y sobretodo más adecuado para usted. Compartir sus necesidades de comodidad e inquietudes con ellos le dará una idea de cuánto estarán dispuestos a trabajar con usted. Conocer al personal del gimnasio también le dará una buena idea de lo acogedor y servicial que parece ser el resto del equipo.

También deberá examinar la accesibilidad del edificio. Incluso si el equipo puede adaptarse, eso no es de mucha ayuda si no puede atravesar la puerta o moverse libremente. Pase por la sala de pesas y vea si hay espacio suficiente entre las máquinas para que pueda maniobrar la silla.

Debes tener en cuenta todos estos puntos menicionados anteriormente para poder valorar si se trata de un gimnasio adaptado o no.

Llevar asistencia

Si es nuevo en el ejercicio en un gimnasio, puede traer un amigo o cuidador. Tener a alguien más para ayudarlo a ajustar y acceder al equipo será muy útil. Si bien deberías poder subir directamente a algunos de los equipos, otras piezas requerirán transferencia. Su asistente de gimnasio puede ayudarlo con esto.

O, en lugar de verlo como un ayudante, es posible que desee elegir traer un compañero de entrenamiento con usted. Esta persona aún podría ayudarlo cuando lo necesite, pero su objetivo principal sería motivarlo y hacerle compañía mientras hace ejercicio.

Salir de la casa

Uno de los beneficios  de apuntarse a su gimnasio local es que le obliga a salir de su casa. El ejercicio físico es importante, pero mantener tu salud mental es igual de necesario. Ciertamente puede hacer ejercicios en casa, e incluso puede comprar pesas de mano y bandas de resistencia para usar en su propia sala de estar. Pero te estarías perdiendo la socialización de ir al gimnasio.

El gimnasio ofrece algunos equipos que probablemente no puedas usar en casa, pero más allá de eso, ofrece interacciones que no puedes tener en casa. Ya sea que esté hablando con un compañero de entrenamiento o recibiendo consejos sobre ejercicios de uno de los miembros del personal del gimnasio, estos encuentros sociales son positivos y aumentan su salud general.

 

Autora: Annie Beth Donahue es una escritora profesional con un enfoque en la salud y la discapacidad. Puedes encontrarla en www.anniebethdonahue.com