Passionate People

Estilos de vida, recursos y soluciones para


personas con movilidad reducida.

Navegante parapléjico afirma: Navegar es mi rehabilitación.

Navegante parapléjico

La historia del primer navegante parapléjico que cruza el océano en solitario

Ex monitor de paracaidismo, Jonathan Martins se embarcó en un viaje en solitario en un velero. ¿Cuántos desafíos puede encontrar un navegante parapléjico en el mar?

Hace más o menos 10 años, Jonathan y su amigo Bram estaban sentados alrededor de una hoguera, conversando sobre su trabajo, qué revelaría su futuro y sobre algunos proyectos. Entonces Bram le preguntó a John si le gustaría vivir en el mar.

“¿Navegar? Suena un poco aburrido, todo lo que sé es que los barcos son lentos y me mareo” respondió Jonathan. Hoy Jonathan Martins es un navegante parapléjico experimentado.

Jonathan ha sido el primer navegante parapléjico que ha navegado alrededor de Nueva Zelanda, ha cruzado el mar Caribe, ha cruzado dos veces el océano Pacífico y, a finales de 2016, logró travesar el Atlántico en solitario. Y a su logro cabe añadir que los barcos que navegó no estaban adaptados a su discapacidad.

Este navegante parapléjico viaja en un barco no adaptado

“Siempre he tratado de hacerlo todo, independientemente de mi situación. Cuanto más pidas a la gente haga cosas por ti, menos emocionante será tu vida “- dice Jonathan.

Empezó a navegar después de asistir a un mini curso de fin de semana. Desde entonces, soñaba con construir su propio barco y navegar por todo el mundo. La oportunidad le surgió cuando regresó a su país, Nueva Zelanda. Ahí compró a “Romana”, su primer barco, el cual estuvo restaurando durante los siguientes tres años y medio. “Ha sido lo más difícil que he hecho en mi vida” – admite Jonathan.

Se lanzó al mar en 2010, y navegó por poco más de un año. Entonces tuvo un accidente de trabajo. En la víspera de Año Nuevo en 2012, durante su última temporada como instructor de paracaidismo, quedó parapléjico con una lesión en la L1.

Cuando se le pregunta sobre el accidente dice: “Conseguí salvar mi vida, es como un regalo. Por suerte pudieron actuar rápidamente después de mi accidente. Entonces mi vida cambió por completo, pero he conseguido llevar a cabo un proyecto que me hace muy feliz. Cuando tienes estas iluminaciones que cambian tu vida y no actúas rápidamente, simplemente se desvanecerá, desaparecerá y te olvidarás “.

Navegando en solitario

Entonces decidió lanzarse a navegar en solitario, lo que significa que sólo hay un miembro de la tripulación en el buque. Una persona para hacer todo el trabajo relacionado con el barco como navegar, maniobrar, cambiar velas, relojes de noche, etc. Además, Jonathan tiene que llevar a cabo sus actividades de la vida cotidiana: cocinar, comer y dormir. Lo que aporta más calidad de vida a un navegante es saber cuándo dormir y poder dormir tanto como sea posible, para ahorrar energía. Esto es muy importante, sobretodo siendo navegante parapléjico.

“Hoy en día lo que la vela me da es el ambiente adecuado para crecer interiormente, no sólo fisiológica y mentalmente, sino también espiritualmente. Es una rehabilitación que me proporciona todas las condiciones que necesito para conocerme mejor a mí mismo”. Ser un navegante parapléjico me ha facilitado este crecimiento.

Jonathan no usa su silla de ruedas en el velero. Tiene un cojín especial sobre el que se sienta, lo ata con correa a sus extremidades y se traslada brincando por el barco. Le gusta mantenerlo lo más limpio posible de equipamiento y adaptación. Incluso al llegar a la costa, ancla el barco, se transfiere a un bote de remo simple y ejercita sus hombros y el torso; mientras que la mayoría de personas sin problemas de movilidad, optan por botes a motor.

Navegar no siempre es fácil

Siempre hay momentos hermosos y serenos, así como emocionantes. Durante el viaje de Jonathan a través del Pacífico en 2014, el piloto automático se rompió y uno de los cables que sostiene el mástil comenzó a romperse. “Quizás el temor que sentimos dentro de nosotros mismos de morir es lo que nos mantiene vivos” – contesta sonriendo a sí mismo recordando.

A Jonathan le gustan los retos, en su último viaje por el océano Atlántico, decidió renunciar a la música y al cine, algo muy cotidiano. “Este es el tipo de experimentos que hago en soledad. Todos tenemos verdades dentro de nosotros mismos y simplemente no las conocemos porque no tenemos tiempo para escucharlas “.

Actualmente está preparando su segundo viaje a través del Océano Pacífico. Puedes seguir sus aventuras en facebook: www.facebook.com/jonmartins

También está terminando de escribir su nuevo libro. Un libro filosófico basado en su propia historia: Cómo un instructor de paracaidismo se convierte en un navegante parapléjico que cruza solo los océanos.

“Es sobre el último viaje que hice a través del Pacífico, los motivos de cómo llegué allí, cómo lo hice, cómo fracasé, cómo llegué y todas mis filosofías particulares”.