Passionate People

Estilos de vida, recursos y soluciones para


personas con movilidad reducida.

Solo en casa con una lesión medular

Solo en casa con una lesión medular

Un día en casa, solo, pudo haber sido un regalo antes de la lesión de médula espinal. Probablemente te hizo sentir como si estuvieras de vacaciones. Pero ahora, solo en casa con una lesión medular, te puede resultar desafiante y aterrador. Esto es normal las primeras veces, hasta que te acostumbras a la situación. Aquí tienes algunos consejos para prepararte para cuando llegue ese día.

Practica para quedarte solo en casa con una lesión medular

Si tanto tú como tu médico sentís que eres capaz de quedarte solo en casa con una lesión medular, primero deberías practicar. Un día que haya alguien contigo, un cuidador o un miembro de la familia, finge que estás solo e intenta hacer todas las cosas que harías estando solo. ¡Y por supuesto, no pidas ayuda! Arréglatelas tú mismo.

Algunas de las cosas que puedes probar son:

  • Prepararte la comida
  • Ir al baño
  • Dejar caer algo y recogerlo de nuevo
  • Abrir la puerta cuando alguien pique el timbre
  • Haz una llamada telefónica
  • Dar de comer a su mascota
  • Vestirse solo
  • Tomar una ducha

Es posible que no tengas que hacer todas estas cosas todos los días, pero es importante que puedas hacerlas todas si te vas a quedar solo en casa con una lesión medular. Más que nada, porque te puede surgir la necesidad cualquier día.

Planificar por adelantado

No quieres estar solo en casa y luego darte cuenta de que no tienes nada para comer. Planifica con antelación teniendo en cuenta lo que tienes y lo que te hace falta. Puedes preparar unos bocadillos, fáciles de preparar. Si vas a optar por comida pre-cocinada, colócala en recipientes que sólo requieran calentarlas en el microondas. Si tienes problemas para alcanzar utensilios en la cocina, déjalos de antemano en la mesa.

Además, asegúrate de tener todos los suministros médicos que necesites. Si tienes que hacer cualquier tratamiento o cuidado de heridas mientras estás solo, es importante que te asegures que los suministros están a tu alcance. Ten en cuenta que éstos sean suficientes.

Prepara tu espacio antes de quedarte solo en casa con una lesión medular

Algunas habitaciones de la casa pueden ser resultar más accesibles. Si es así, traslada los elementos que necesitarás para ese día al espacio más cómodo para ti. Por ejemplo, puede resultarte difícil maniobrar tu silla en la cocina, sin embrago, en la sala de estar tienes más movilidad. En ese caso, llévate lo que necesites de la cocina a la sala de estar. Incluso puede que desees invertir en una mini nevera o microondas que puedas colocar a la altura adecuada.

Otra consideración importante es el baño. Si el baño es estrecho, lo mejor que puedes hacer es llevar los utensilios que vayas a necesitar al dormitorio.

Y por razones de seguridad, asegúrate de que el teléfono esté en un lugar al que puedas llegar fácilmente. Si tienes línea de teléfono fija en casa, es posible que desees asegurarte de que hay un teléfono accesible en cada habitación que vas a utilizar.

Haz algunas modificaciones

Antes de quedarte solo, haz todas las modificaciones que consideres necesarias. Por ejemplo, si los interruptores de la luz te dan problemas, intenta usar una lámpara. También puedes colocar una regleta a una altura accesible y utilizar su interruptor para encender y apagar las luces.

En el baño, instala barras de apoyo. Si has estado apoyándote en un cuidador para hacer las transferencias, comienza a practicar hacerlas tú solo. Además de barras de apoyo, existen tablas de transferencia que te pueden ayudar a moverte una vez apeado de tu silla. En la cama puedes usar un triángulo de ayuda para sentarte, subir y bajar de la cama.

En los cajones puedes colocar unas manijas de tracción especiales, y los aparatos que necesites y estén demasiado altos, debes moverlos a una superficie inferior.

Prepara una bolsa de emergencia

Nadie espera tener una emergencia, pero siempre es bueno estar preparado. Ten a mano una maleta con: una bolsa con aperitivos, suministros imprescindibles, medicamentos y otras cosas que puedas necesitar si tienes que salir de casa de manera repentina.

Junto con la bolsa, ten siempre una lista de números de emergencia. También debes llevar siempre un documento o placa con tu nombre, dirección y diagnóstico. Si te encuentras en una situación de estrés, esta información puede ser de mucha ayuda.

Si no puedes quedarte solo en su casa sin hacer modificaciones importantes en tu hogar, deberías informarte sobre cómo conseguir ayudas y así poder realizar las mejoras que necesites.